USO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Vicky Colbert: «Más de lo mismo no es...

Vicky Colbert: «Más de lo mismo no es suficiente. Hace falta un cambio pedagógico a gran escala»

  • 19-12-2017 | Wolters Kluwer |

    Daniel Sánchez/Hong Kong

  • Vicky Colbert, ganadora del Yidan Prize, el premio educativo mejor dotado del mundo, ha revolucionado la escuela colombiana con un cambio de paradigma.
Portada

Daniel Sánchez/Hong Kong

La colombiana Vicky Colbert está contenta. Mucho, como no podía ser de otra manera para una persona que acaba de ganar el premio educativo mejor dotado del mundo, el Yidan Prize, con cuatro millones de dólares. Pero tiene un punto de preocupación. De que el premio se le vuelva en contra. De que el Gobierno colombiano, donde está aplicando su Nueva Escuela que ha revolucionado la educación del país y que le ha valido el premio, consciente de los fondos recién adquiridos por la Fundación de Colbert, decida que con ese dinero ya tiene para seguir con el programa y se lave las manos.

Pero mientras esto ocurre o no, Colbert acudió a Hong Kong a recoger el galardón, otro más en una trayectoria exitosa y dilatada desde que fuera viceministra de Educación en Colombia y se propusiera el reto de cambiar una escuela que, veía, no funcionaba. Así creo la Fundación Nueva Escuela con un modelo pedagógico revolucionario en el país, aunque ella insiste en que lo único que ha hecho ha sido aplicar «los principios pedagógicos que conocemos hace tiempo», a saber: un aprendizaje centrado en el estudiante, ser conscientes de que cada alumno aprende a un ritmo, cambiar el rol del docente de transmisor a facilitador y, sobre todo, según repetirá una y otra vez durante la entrevista, fomentar el aprendizaje participativo.

Y todo sin dejar de lado un aspecto especialmente importante en Colombia, pero no ajeno a otras realidades: «La importancia de educar en la paz, en la democracia, en la convivencia». Colbert atiende a Escuela en Hong Kong, poco después de recoger su galardón.

¿En qué consiste Escuela Nueva?

Iniciamos el trabajo hace muchos años en las escuelas rurales en Colombia. Hicimos lo que está de moda ahora. En esencia no es nada nuevo en la filosofía de la educación, solo aplicar los principios pedagógicos que conocemos hace tiempo que ya dijeron Montessori y otros: que el aprendizaje debe estar centrado en el estudiante, que debe participar activamente en su proceso de aprendizaje, que no todos aprenden lo mismo, a la misma hora y al mismo tiempo. Ahora está de moda la educación personalizada, pero no es suficiente. Los estudiantes tienen que aprender a construir conocimiento en grupo, practicar el aprendizaje colaborativo. Comenzamos a hablar hace tantos años del nuevo rol del docente como un guía, un facilitador, alguien que acompaña en vez de ser solo un transmisor de la información. Estamos hablando y midiendo destrezas de lo que ahora dicen del SXXI: aprender a aprender, liderar procesos, trabajar en grupo. Han venido muchos países a conocer el modelo, hasta 16, entre ellos Zambia o Vietnam.

Mostrar/Ocultar Mostrar/Ocultar

¿Puede darme algunos detalles? ¿Mezclan edades en clase? ¿Trabajan con libros?

En las escuelas rurales multigrado, con baja densidad de población, encuentras docentes que manejan varios grupos a la vez. Manejas distintos ritmos, y eso te obliga a innovar. Pero también hay que responder a los planes nacionales. Lo que hicimos entonces fue modular el curriculum, realizar módulos de manera que unos pueden ir más rápido y otros más despacio, flexibilidad. Eso es algo muy concreto, no todos tienen que aprender lo mismo a la misma hora. Otro elemento, para mí el más importante, es el modelo estudiante a estudiante, de colaboración. Tuvimos que elaborar unas guías de aprendizaje propias porque el modelo que había no nos servía. Hicimos unas guías dialogantes donde los muchachos construyen conocimiento en grupo. Yo creo que ha sido lo más importante, ahí es donde se tienen que poner de acuerdo, oír la opinión del otro aunque sea diferente y ahí vemos el impacto en la convivencia.

¿Cómo lo adoptamos a lo urbano? En una misma clase el profesor tiene unos que van más rápido y otros más despacio. Se trabaja en pequeños grupos, el rol del docente es otro, ya no transmite solo información, están los módulos, también hay elementos virtuales para los que tienen conectividad (en las zonas rurales no hay). Hay que tener cuidado con que se enganchen demasiado en la tecnología porque puede generar cambios, pero no es la solución. Lo más importante es el modelo pedagógico.

«Hay que tener cuidado de que los alumnos no se enganchen demasiado con la tecnología. Esta puede generar cambios, pero no es la solución para todo. Lo más importante es el modelo pedagógico»

¿Hace falta mucha formación específica de los maestros para implementar el modelo Nueva Escuela?

Con parte de los recursos de este premios vamos a fortalecer el trabajo en las normales, que es de donde salen los maestros que van a las zonas difíciles del país. A mí me interesan las zonas difíciles, los colegios de elite no tienen problema. Me interesa a gran escala las escuelas más vulnerables. Algo que tuvimos que hacer cuando comenzó Escuela Nueva es que uno veía conferencias magistrales sobre métodos participativos, lo que es una incoherencia. Nos tocó compensar lo que las escuelas hacían. Primero, que los maestros vivieran la misma metodología que luego iban a practicar. Tenemos que propiciar cambios y sin muchos recursos hay que buscar estrategias más radicales. Tuvieron que aprender ante otros profesores; los docentes aprenden más de otros compañeros que de académicos. Empezamos a crear comunidades de docentes, los microcentros, que aprendían entre ellos. Tuvimos que compensar lo que las facultades de educación no hacían. Había que buscar estrategias replicables.

¿Por qué cuesta tanto hacer estas iniciativas desde el sector público y parece que es la parte privada la que tiene que pegar el empujón?

Nosotros iniciamos esto desde lo público, cuando yo era viceministra, y llegamos a 20.000 escuelas. Pero las innovaciones son muy vulnerables a los cambios políticos y administrativos. En todas partes. Querer hacer cambios de paradigmas pedagógicos a gran escala hay que trabajar con el estado, pero no se puede trabajar solo con el estado. Entonces tuvimos que crear la ONG porque el país se descentralizaba y se nos caía todo. Creamos la ONG para velar por la calidad del modelo y seguir innovando: lo adaptamos a lo urbano, a poblaciones migrantes. Y todo lo medíamos y siempre daba resultados por encima de la media. Hemos demostrado que se puede mejorar la calidad de la educación. Sí, se puede mejorar la calidad de las escuelas más vulnerables del mundo, pero más de lo mismo no es suficiente, solo expandir los sistemas educativos actuales donde un maestro transmite información no funciona. Había que hacer un cambio pedagógico a gran escala. Hay que ir más allá de lo académico y trabajar más lo socioemocional, sobre todo las habilidades del SXXI: aprender a aprender, liderar iniciativas, resolver problemas, pero sobre todo aprender en equipo. Esa es la esencia de Escuela Nueva, trabajar colaborativo. A veces trabajamos mucho la experiencia personalizada, pero no tanto lo colaborativo. Hay que trabajar con los gobiernos porque es su responsabilidad y porque logras dos aspectos clave: impacto y cobertura. Pero hay que hacer alianza con lo privado para otras dos claves: calidad y sostenibilidad. Hay muchas lecciones aprendidas del modelo, pero la mayor satisfacción es que ahora tenemos evidencia científica, siempre hay que tenerla para poder influir en las políticas nacionales.

Todos los expertos en educación hablan de mejorar la equidad, pero da la sensación de que los sistemas educativos van en la otra dirección. ¿Qué pasa?

Más de lo mismo no se puede. Lo más importante del sistema educativo es cómo puede reducir inequidades, y tenemos la evidencia de que Escuela Nueva compensa limitaciones ocasionadas por bajo nivel socioeconómico. Ponemos a un nivel igual niños de sectores muy pobres con resultados por encima de la media nacional.

Escuela Nueva está muy centrada en la formación para ciudadanos, lo que quizá va contra corriente de lo que se está haciendo en Europa, o al menos España, que recientemente está tendiendo más a formar trabajadores ante un mercado laboral futuro incierto.

Es preocupante, pero como cada vez cambia el trabajo, la información, lo que hay que buscar son las destrezas del SXXI. Que empoderemos a los jóvenes, que aprenden a aprender, a liderar procesos, liderar iniciativas y sobre todo trabajar en equipo. Son las destrezas del SXXI las que estamos promoviendo, si aprendes para hacer un trabajo, va a cambiar y lo hará un robot. Lo importante son estas destrezas que las máquinas no van a poder hacer.

Lo importante es que los alumnos salgan como agentes de cambio, eso es lo más importante. Pero en el caso de Colombia, como en el resto de América Latina, hay que fortalecer la básica. Cuando tienes un continente donde el 50% no entiende lo que lee en 4º de Primaria, ¿sobre qué construyes? Para mí esta es la prioridad, al menos en estos países. Pero es importante que hay países desarrollados que nos están mirando. ¿Por qué no del Sur al Norte? Tenemos que ser más costoefectivos y más inspiradores.

¿El modelo serviría para países desarrollados o funciona mejor en países en desarrollo?

Educadores de EE UU nos vienen a buscar y estamos pensando en hacer pilotos en países desarrollados, Gran Bretaña y EE UU en concreto. Cuando tienes tantos problemas como Colombia te obliga a pensar sistémicamente y a romper paradigmas convencionales. Yo voy mucho a España y, aunque no conozco tanto el sistema educativo ahora, creo que hay bastante innovación, pero necesita tocar la almendra del asunto, los sistemas de aprendizaje.

Tenemos un plan estratégico en la Fundación y el premio vendrá a fortalecer el plan de desarrollo que tenemos, implementarlo bien en el país, sobre todo en las zonas de conflicto. Queremos fortalecer también la formación de docentes en las normales y crear nuevos desarrollos conceptuales. También queremos poner esta inversión inicial para obligar a los gobiernos a igualarla y que no dejen morir la iniciativa. Me interesa mucho la inversión de los gobiernos locales.

«Por cómo cambia el trabajo y la información, hay que buscar las destrezas del SXXI, lo importante son las destrezas que las máquinas no van a poder hacer, como liderar procesos o trabajar en equipo»

Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWK Educación no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar
Consulte el Periódico ESCUELA y sus Suplementos en ebiblox Números y suplementos del periódico ESCUELA en ebiblox
Scroll