El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Del MIR al MIRar

Del MIR al MIRar

  • 21-3-2018 | Wolters Kluwer |

    Juan José Vergara Ramírez

  • Las escuelas siguen sin ser espacios amigables para el aprendizaje.
Portada

Juan José Vergara Ramírez

@juanjovergara

Y esto sucede en un momento de abundancia en la invención de metodologías de todo tipo que se posicionan como respuesta a las demandas de la situación educativa actual. Las consecuencias sobre los avances del conocimiento neurocientífico y el desarrollo de las teorías del aprendizaje han apoyado el desarrollo de estrategias adecuadas a los nuevos hallazgos.

Paralelamente el análisis sobre la volatilidad de la sociedad actual ha invitado a reflexionar sobre las nuevas necesidades de aprendizaje en un mundo que tendrán que habitar los actuales alumnos de nuestras escuelas y del que desconocemos, en gran parte, cómo será. No sabemos las profesiones que resistirán el paso de dos o tres décadas. Tampoco las nuevas que nacerán.

Con este escenario de cambio debería poder asegurarse que las escuelas de hoy son radicalmente distintas de las del siglo pasado. Sin embargo esto no es así. La mayoría de las escuelas del siglo veintiuno reproducen gran parte de los modelos heredados del pasado y que no se ajustan a los parámetros descritos ¿por qué pasa esto?

Si algo puede caracterizar al docente del siglo veintiuno es su profundo sentimiento de insatisfacción. Sabe qué debe hacer en relación a la enseñanza pero su puesta en práctica choca frontalmente con un proceso de acomodación de las metodologías novedosas en una estructura de enseñanza profundamente tradicional. La organización de las escuelas sigue siendo profundamente burocrática, la rendición de cuentas es vivida por los docentes como sujeta a procesos de transferencia de contenidos y no de creación colaborativa, el modelo relacional en los equipos docentes dificulta terriblemente la constitución de equipos de innovación.

Las demandas de las familias —y por efecto contagio también de muchos de los alumnos- demandan de los docentes la reproducción de los modelos educativos que ellos mismos vivieron en una sociedad —la del siglo pasado- que nada tiene que ver con la que encontrarán sus hijos.

En este panorama, el desarrollo de nuevas metodologías tiene grandes dificultades para conseguir que produzcan un cambio efectivo en el modelo educativo que se desarrolla en nuestras escuelas. En muchos casos se implementan como una novedad interesante, pero no produce un cambio de mentalidad en las escuelas como el que se necesita. No es de extrañar que la actitud de una parte importante de los docentes sea la de insatisfacción.

Sin embargo es esta actitud de insatisfacción la que puede generar un cambio de mentalidad como el que se necesita en nuestras escuelas. Nos encontramos ante un importante movimiento de docentes insatisfechos que saben que la enseñanza debe cambiar y que el cambio no vendrá solo del desarrollo teórico de estrategias o herramientas didácticas. El cambio se produce a diario en la red informal de intercambio docente a partir de una actitud de búsqueda y colaboración. Una actitud que se basa más en la formulación de preguntas que de ofrecer respuestas. Es la comunidad de los buscadores del cambio en educación. Sin embargo no es suficiente.

Sin duda es necesario un cambio de mentalidad. Las escuelas que responden a las necesidades de profesionales, familias, comunidades y alumnado de nuestro hoy en día deben asumir que su esencia organizativa es el aprendizaje. Son organizaciones que aprenden. No son aquellas que creen en lo que son sino en su capacidad de dejar de ser lo que son.

Organizaciones flexibles que saben responder de forma creativa y crítica a un contexto inestable y en continuo cambio. Que saben dibujar un escenario de preguntas que enfrentan colectivamente. Quizá el foco no debería ser solo la selección de los profesores a su ingreso en la carrera docente. Quizá el debate no es el MIR y si el MIRar qué es relevante para construir entornos educativos de aprendizaje.

Deberíamos revisar dónde ingresan los nuevos docentes. En qué modelo organizativo lo hacen y qué valores subyacen a esta estructura organizativa. Para ello la mejor herramientas son las preguntas: ¿cuál es el marco normativo que hace sentir a los docentes que la administración les apoya en la innovación? ¿cómo ha mejorado la estructura organizativa de los centros en las últimas décadas? ¿cómo se ha democratizado la dirección de los centros en los últimos años? ¿cómo se ha visto favorecida la iniciativa innovadora de los docentes en términos profesionales? ¿qué apoyos está realizando la administración para que los docentes innovadores se vean apoyados y entendidos por el conjunto de la sociedad: familias, alumnado, opinión pública, etc.?

Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWK Educación no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar
Consulte el Periódico ESCUELA y sus Suplementos en ebiblox Números y suplementos del periódico ESCUELA en ebiblox
Scroll