USO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Disciplina positiva: una forma de edu...

Disciplina positiva: una forma de educar a los niños sin castigos pero con firmeza

  • 13-12-2016 | Wolters Kluwer |

    Cristina Muñoz

  • "¿Por qué pensamos que para que los niños se porten bien primero hay que hacerles sentir mal? Los niños actúan bien cuando se sienten bien". Quien plantea esta cuestión, y pone el debate sobre la mesa, es Jane Nelsen. Gurú y máxima exponente de la ‘Disciplina Positiva’, o de promover una educación basada en el cariño y la firmeza.
Portada

Cristina Muñoz

La disciplina positiva queda muy lejos de lo comúnmente creído y aceptado sobre que los métodos basados en castigos o recompensas son las únicas armas y herramientas que tienen padres y educadores para conseguir que los niños aprendan. Posiblemente, haya ocasiones en las que la respuesta hacia determinadas actitudes o comportamientos de los pequeños requieran de un tono más firme o estricto, pero frente a aplicar una metodología o disciplina punitiva, que responda ante una mala actuación mediante críticas o castigos, son muchos los expertos y profesionales del ámbito educativo y pedagógico, los que abren un camino en el que primen métodos educativos "amables y firmes" donde no se utilicen ni castigos ni premios, y se facilite el desarrollo personal de los niños a través de "actitudes reflexivas".

Y en esta metodología trabajan desde el Colegio Joyfe de Madrid, donde "tras una búsqueda de métodos educativos que favorezcan el desarrollo personal de los alumnos", descubrieron y se acercaron a la disciplina positiva. Para inculcar el valor de ésta a familias, educadores y docentes impulsaron una conferencia para la que contaron con la presencia y los conocimientos de Jane Nelsen.

Bondades de la disciplina positiva en la educación de los niños

En un momento en el que se cuestiona todo lo que rodea al ámbito educativo y los métodos implantados para la educación de niños y jóvenes, y se buscan nuevas formas que aporten mejoras al sistema, también se pone el foco en la necesidad de buscar alternativas a prácticas como los castigos y las reprimendas. Es lo que fomenta la disciplina positiva, en la que empiezan a creer muchos profesionales y centros. Una forma de educar y hacerles comprender a los niños lo que está bien y está mal "huyendo de castigos hirientes y poco constructivos".

Una forma de educar y hacerles comprender a los niños lo que está bien y está mal "huyendo de castigos hirientes y poco constructivos"

En la forma de hablar y tratar al niño es donde reside la esencia de esta práctica que promueve la búsqueda por parte del niño de la solución de un error, pues deben ser ellos los que guiados por los adultos piensen y recapaciten sobre el por qué de lo sucedido y en cuál es la mejor manera de solucionarlo. Además, los padres o profesores no penalizan la acción cometida sino que le dan las herramientas para que busque y ponga en marcha una solución, busca también elevar las buenas cualidades del niño y dejar de lado posibles defectos, y requiere, sobre todo, de un punto clave: la firmeza, para conseguir que el niño reflexione en coherencia con las reglas que se tienen en el colegio y en casa.

Según las investigaciones y estudios, esta disciplina "es efectiva a largo plazo" y logra efectos en los niños tales como el desarrollo de habilidades sociales respetuosas, les da una mayor responsabilidad, desarrollan más conexión con su entorno, en casa o en el colegio, les hace percibir que sus acciones son valiosas e importantes, lo que implica que sean menos propensos a portarse mal, y lo más importante, les invita a descubrir sus capacidades.

Pero la creencia en un cambio en la forma de educar viene de lejos. Fue alrededor de 1920 cuando Alfred Adler introdujo la idea de la educación para padres, invitando a tratar a los niños con amor y respeto, al tiempo que recordaba que consentirles y sobreprotegerlos no era tampoco bueno para ellos. Esta práctica surgió cuando Adler empezó, desde la clínica donde trabajaba como psiquiatra, a enseñar a padres y profesores métodos más efectivos de educación, basados en principios democráticos de igualdad y respeto. El relevo llegó de la mano del alumno y discípulo de Adler, Rudolf Dreikurs, quien llevó esta práctica a Estados Unidos a final de 1930. Y fue ya en los años 80, cuando Jane Nelsen recogió el testigo.

Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWK Educación no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar
Consulte el Periódico ESCUELA y sus Suplementos en ebiblox Números y suplementos del periódico ESCUELA en ebiblox
Scroll