El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Nuevos relatos para el aprendizaje en...

Nuevos relatos para el aprendizaje en tiempos de cambio

  • 6-6-2018 | Wolters Kluwer |

    Juan José Vergara Ramírez

  • Hace tiempo que investigo sobre los relatos que dibujan la innovación educativa. Mi interés sobre el asunto tiene que ver con el dialogo con decenas de docentes, alumnos y la lectura atenta de cientos de prácticas novedosas que se están produciendo en los últimos tiempos en las aulas.
Portada

Juan José Vergara Ramírez

Pedagogo especializado en gestión y dirección de centros educativos y maestro / @juanjovergara

Vivimos una época emocionante en educación. Diariamente podemos leer propuestas, de intensa emoción, que relatan el uso de metodologías de todo tipo que están comprometiendo a centenares de docentes para dar la vuelta a sus clases. Es fantástico comprobar que asistimos a una oleada de docentes que saben que las prácticas educativas que vivieron como alumnos ya no sirven en la sociedad actual. Lo que les une es la idea de que son ellos los verdaderos protagonistas del cambio educativo. Me ha gustado llamarles «los buscadores». No pretenden tener las claves del cambio, pero saben que solo se producirá gracias a su compromiso con su día a día en las aulas, la capacidad que demuestran para probar nuevas estrategias y hacerse preguntas que comparten en una red de docentes innovadores cada vez más prolífica y que está ofreciendo verdaderas joyas en forma de proyectos educativos de todo tipo. Aprendo diariamente de ellos cuando cada mañana abro Twitter y las comparten con el resto.

Desde hace años, cuando leo muchas de estas propuestas novedosas me asalta una pregunta: «Por qué algunos son capaces de cambiar realmente lo que pasa en las aulas y otros solo quedan en un fantástico -pero efímero- proyecto que se prometía novedoso pero no ha sido capaz de revolucionar la forma de aprender en los alumnos?»

Cuando un grupo de docentes se comprometen con un proyecto innovador lo hacen a costa de una gran carga de trabajo e ilusión. Su deseo es que produzca un cambio en la forma de aprender y también de enseñar. Sin embargo solo algunos lo consiguen. En muchas ocasiones —tras finalizar el proyecto- la vida de los centros no ha cambiado tanto como deseaban y las prácticas tradicionales de enseñanza que soñaban transformar vuelven a la inercia habitual.

Esto me ha llevado a buscar aquellas condiciones que son realmente motores de cambio en la enseñanza más que en la implementación de tal o cual metodología novedosa que se promete como panacea del cambio.

Un indicador de análisis excelente es olvidar el estudio sobre el ajuste de las prácticas educativas a estas propuestas y leer el relato de sus participantes.

Leer la innovación educativa en términos narrativos invita —al menos- a describirla en un nivel macro, meso y micronarrativo.

Las preguntas que me interesan son:

  • ¿Qué relato describe la enseñanza que heredamos de décadas pasadas?
  • ¿Qué aportan las prácticas novedosas, en términos narrativos, al alumno que vive el proyecto concreto; cómo se ha incorporado a su vivir el centro; y cómo se ajusta esto al cambio de relato en la administración educativa, la legislación y la idea del papel que debe cumplir la educación en la comunidad?

De un día para otro hemos asistido a un cambio político importante que ha desplazado un gobierno conservador hacia la promesa de uno progresista. Sin embargo el lunes a las 8.30 horas de la mañana cada docente debió entrar en su aula. O mucho me equivoco o pocos pensaron que este cambio permitiría el más mínimo cambio en sus prácticas en las próximas semanas. La pregunta es: ¿Qué relato educativo quiere dibujar el nuevo gobierno? Y sobre todo ¿cómo van a hacer llegar este relato a los docentes de forma que se sientan apoyados en su actitud de buscadores de la innovación?

Sin duda es necesario un cambio de relato. Las historias que dibujan la innovación lleva a los alumnos y docentes —en lo «micro»- a cuestionar elementos fundamentales en su día a día como el espacio y el tiempo escolar, los roles de docentes y alumnos, la inclusión de las familias y agentes comunitarios en los proyectos, situar al aprendiz como centro de su experiencias de aprendizaje. En lo «meso» invita a dibujar una narrativa en los centros que olvide los modelos burocráticos de organización y ensaye con fórmulas basadas en la co-creación, el desarrollo personal y profesional y el compromiso con la construcción de una identidad de los centros orientada a convertirse en verdaderos centros del cambio social. En lo «macro», comprometerse con una idea de ciudadanía que pueden liderar aquellos que han de hacerlo hoy y en el futuro: los niños y niñas.

Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWK Educación no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar
Consulte el Periódico ESCUELA y sus Suplementos en ebiblox Números y suplementos del periódico ESCUELA en ebiblox
Scroll