USO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Javier Coronado:«Las ciencias básicas...

Javier Coronado:«Las ciencias básicas, como Física o Matemáticas, también están demostrando tener una fortísima salida en el sector privado»

  • 9-10-2018 | Wolters Kluwer |

    Redacción

  • Es investigador predoctoral del Instituto de Física Teórica IFT UAM-CSIC, y está divulgando su investigación a estudiantes de toda España en una actividad a través de Internet, cuyo objetivo es aumentar su interés por la ciencia.
Portada

Redacción

En Somos Científicos, ¡sácanos de aquí! estudiantes de 11 a 18 años retan a investigadores en chats en los que pueden preguntar a los expertos sobre lo que quieran. Tras dos semanas de actividad, los estudiantes votan para que su favorito gane un premio en metálico a invertir en más divulgación. El objetivo de la actividad es que los alumnos se interesen por la ciencia, ya que están involucrados 350 estudiantes. Los alumnos comprueban que los científicos son personas normales, ven cómo lo que aprenden en clase se aplica en la vida real y se acercan al mundo de la investigación desde el punto de vista de quienes trabajan en ello.

Javier Coronado nació en Madrid en 1994 y estudió Física en la UCM y un Máster en Física Teórica en la UAM. Actualmente realiza el doctorado en el Instituto de Física Teórica (IFT UAM-CSIC), estudiando la naturaleza de la materia oscura.

¿Cómo valoras la investigación en España?

En España existe una producción científica de inmensa calidad, así como un grandísimo talento humano. Sin embargo, tanto en salario como en prestigio estamos muy lejos de otros países líderes en investigación, motivo por el cual muchos investigadores optan por desarrollar sus carreras en el extranjero. Si con los pocos medios (y cada vez menos) que tenemos podemos hacer la ciencia que hacemos, imaginemos lo que podríamos hacer con más recursos.

La crisis económica ha empujado a muchos gobernantes, incluidos los españoles, a reducir el presupuesto para investigación ¿Qué les diría?

En España la situación es especialmente dolorosa, puesto que entre 2009 y 2016 el presupuesto público para I+D ha bajado un 12.6% en España, mientras que en la UE no sólo no ha bajado, sino que ha subido un 17.5%, con países líderes como Alemania invirtiendo un 35.7% más. Esta tendencia se repite en el sector privado, donde en el caso de España cayó un 5.8%, con la media UE en un 21.8% de aumento y un espectacular 62.4% en el caso de Reino Unido. El hecho de que esto esté en el sector privado también nos sugiere que la inversión en I+D no parece atractiva, cuando es lo que más revierte a largo plazo. En España además hay un dato demoledor, y es que el 62% del (poco) presupuesto en I+D no pudo gastarse en 2016 por trabas burocráticas. Lo cual, por cierto, es un caso excepcional, puesto que partidas presupuestarias como Defensa o Justicia rozan el 100% de presupuesto útil. Por tanto, mi mensaje a los gobernantes sería la necesidad acuciante de eliminar estas trabas y, después, aumentar paulatinamente el presupuesto para, al menos, estar en la media UE.

Mostrar/Ocultar Mostrar/Ocultar

¿Cuál cree que será la próxima revolución científica?

Es complicado de predecir, puesto que la ciencia siempre ha tendido a sorprendernos por los caminos más inesperados, pero personalmente tengo mucha fe en la computación cuántica, que revolucionará nuestro mundo como lo hizo la informática en los años 70-80. Si me dieran a elegir, optaría por la fusión nuclear, ya que sería un método eficiente, seguro y limpio de obtener energía y no depender así de fuentes contaminantes. Si la instalación ITER de Francia, en la que España participa, funciona correctamente, podemos no estar tan lejos como pensamos de ello.

¿Cuáles son las tendencias educativas que vendrán próximamente? ¿En qué hay que formarse?

El tratamiento masivo de datos, o Big Data, parece una de las tendencias más fuertes de cara a los próximos años, ya que el volumen de datos ha crecido mucho más rápido de lo que hemos sido capaces de asimilar, y necesitamos una nueva generación de profesionales para sacarles partido. Las ciencias básicas, como Física o Matemáticas, también están demostrando tener una fortísima salida en el sector privado. Al fin y al cabo, en un mundo que poco a poco se dirige hacia la automatización de tareas mediante inteligencia artificial y mecanización, la especialización en este tipo de profesiones parece un valor seguro de cara a la constante innovación.

¿Cómo se puede potenciar la innovación en el ámbito educativo?

Primero haciendo autocrítica y dejando de echar la culpa a los alumnos, lo cual es una solución muy fácil. En segundo lugar, fijándose en modelos de éxito fuera de nuestras fronteras, en lugar de intentar parchear viejas recetas fracasadas. Y por último, alcanzando un pacto por la Educación suscrito por todos los grupos políticos, lo cual en este país parece imposible. Modelos como el de Corea del Sur, por ejemplo, en los que un pacto por la Educación implementa una Ley que no cambia más que en detalles a lo largo de distintas legislaturas demuestran ser un éxito académico que, naturalmente, revierten en unos profesionales más preparados en el futuro.

¿Qué tipo de profesiones son las que no están inventadas?

Todas aquellas que tengan que ver con inteligencia artificial, por ejemplo. Aunque ya existen salidas en este sector, sólo cuando la inteligencia artificial forme parte de nuestras vidas comprenderemos realmente qué profesionales necesitamos. Un ejemplo de ello es el aprendizaje inteligente computerizado, o machine learning, en el que hoy en día necesitamos un ser humano supervisándolo, al no haber alcanzado un grado de fiabilidad suficiente. Pero, cuando en el futuro sea este método el que deba supervisar a un ser humano, ¿qué profesiones creará? El tiempo nos lo dirá.

¿Por qué los jóvenes españoles no eligen tantas carreras STEM?

Creo que esta tendencia se ha invertido claramente. Para demostrarlo invito al lector a que busque las notas de corte de carreras como Física o Matemáticas desde el 2010 hasta hoy. En mi caso personal, que estudié Física en la Universidad Complutense de Madrid, el año que empecé (2012) la nota de corte era aproximadamente 7 sobre 14. Dos años antes, era de 5.0, lo cual quiere decir que ni siquiera se llenaban las plazas ofertadas. En el último curso publicado (2017), la nota de corte es de 11.5 sobre 14, y en la Universidad Autónoma de Madrid, un 12.6, que equivale exactamente a un 9 sobre 10. Es decir, en menos de 10 años una carrera que se veía como una salida meramente académica y no suscitaba el suficiente interés para llenar las plazas disponibles ha pasado a ser una carrera en la que para entrar hay que tener un sobresaliente. Por tanto, creo que los jóvenes se han percatado de la importancia y salidas disponibles en este tipo de estudios.

¿Cómo se fomenta el interés por la ciencia?

Con mucha divulgación, para demostrar a la sociedad, y en especial a las nuevas generaciones, que la ciencia es mucho más que laboratorios complejísimos y fórmulas incomprensibles en pizarra. Al final, la ciencia no es más que el vehículo que tenemos para comprender el mundo que nos rodea, y nuestro papel en él, lo cual no es poco. Y además, siempre revierte en un progreso práctico para la sociedad, ya que para expandir nuestros horizontes de conocimientos desarrollamos herramientas que resultan ser revolucionarias. Unos par de ejemplos de esto es la fotografía digital, empleada por primera vez en astronomía, o Internet, inventado por el Consejo Europeo de Investigaciones Nucleares (CERN). Ambos casos vienen de investigaciones absolutamente básicas sin aparente aplicación en la sociedad, y sin embargo no podríamos hacer una foto con el móvil y mandársela a alguien sin ellas. Explicar esta clase de cosas son el arma con el que combatir comentarios como «para qué invertir en eso, si hay cosas más importantes», que todos los que trabajamos en ciencia hemos oído más de una vez.

¿Qué es la iniciativa Somos Científicos, ¡sácanos de aquí!?

Es un proyecto muy interesante. Consiste en investigadores de disciplinas muy diversas que durante dos semanas se someten a toda clase de preguntas de alumnos de Secundaria y Bachillerato de toda España. Estas preguntas pueden ser mediante chat directo por clases a determinadas horas o las pueden dejar en un muro para ser respondidas más tarde. He tenido la suerte y el privilegio de participar en esta edición y la experiencia ha sido fantástica. Resulta muy estimulante ver el interés y las preguntas de muy alto nivel que hacen. ¡Muchas de ellas, de hecho, te hacen pensar a ti mismo un buen rato!

Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWK Educación no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar
Consulte el Periódico ESCUELA y sus Suplementos en ebiblox Números y suplementos del periódico ESCUELA en ebiblox
Scroll